Cichlid Room Companion

Editorial

El efecto de los exóticos

Por , 2012.
Última actualización el 30-may.-2012

Juan Miguel Artigas Azas, 2010

Traductor: Manuel Salazar González (18-nov.-2013)
" Como acuaristas debemos adoptar una posición significativamente mas responsable "

Me llamó la atención una publicación reciente que trata sobre el efecto de la introducción de una especie en un hábitat determinado. El documento en cuestión (Lehtonen, McCrary & Meyer, 2012) reporta las observaciones del comportamiento de algunas especies nativas de después de la introducción en su hábitat de un depredador exótico. En condiciones normales, el número de individuos de cada especie nativa esta balanceado y sus respuestas para contrarrestar a los depredadores simpátricos son predecibles. Cada depredador tiene su técnica especializada de caza, y tan pronto como la pone en acción provoca una respuesta defensiva en su presa potencial, la cual permite disminuir su efectividad. Entonces el medio ambiente esta en equilibrio.

Los investigadores encontraron que en el lago Apoyo, Nicaragua, el Eleótrido Gobiomorus dormitor (Guavina de boca grande), cuya presencia es nativa en otros lagos cráter como el Xiloá, pero ausente en el Apoyo, fue introducido. Entonces notaron que las parejas en reproducción del cíclido nativo y críticamente amenazado Amphilophus zaliosus, al proteger a sus crías le permitían al depredador exótico acercarse a una distancia inusual. Esto le daba a la Guavina de boca grande una posición de ventaja para depredar a las crías, algo que ellos no permiten con sus depredadores nativos. De hecho, en el lago Xiloá, el cual es ecológicamente semejante, la especie similar de cíclido A. sagittae, la cual ha co-evolucionado con el depredador, no le permite a este acercarse a sus crías.

Estos resultados sugieren que las especies exóticas tienen una tremenda ventaja sobre las nativas, lo cual concuerda con la observación común de que cuando se introduce una especie exótica en un hábitat, la especie exótica inicialmente tiene un éxito reproductivo tremendo y subsecuentemente una explosión poblacional, cuyos números se reducen solo a través del tiempo. Al parecer en este punto es cuando ya causaron el mayor daño al medio ambiente, ya que su biomasa desplazó la de los organismos nativos.

Charles Darwin ya en su “Viaje del Beagle” reporta que en 1832 hizo la observación de la relación similar de plantas e insectos de las mismas familias presentes en países distantes, aunque con diferentes especies, y como esta relación se rompe cuando el hombre es el agente que introduce nuevas especies a un país. Cerca de Río De Janeiro, Brasil, fue testigo de como “las hojas de las lechugas y coles (recientemente introducidas), las cuales en Inglaterra (introducidas hace mucho tiempo) alimentaban a una multitud de caracoles y gusanos, en los jardines cerca de Río permanecían sin tocar“. En varias ocasiones Darwin atestiguó el peligro que representaba la introducción de exóticos para la flora y fauna nativas.

Desde Darwin a través de los años tenemos incontables ejemplos de lo anterior, como los desastrosos efectos en la fauna nativa de Australia, ocasionados por las introducciones de los primeros colonos Europeos. También sabemos del efecto adverso en el medio ambiente ocasionado por las introducciones apoyadas de manera oficial, como el causado por la Perca del Nilo en la fauna de cíclidos nativos del lago Victoria, como un ejemplo popular. No quiero ir mas allá con esto. Es claro el daño que sufre un ecosistema en equilibrio con la introducción de especies exóticas. Con el tiempo el ecosistema se puede equilibrar de nuevo (tal vez demasiado tiempo como para que los humanos lo podamos atestiguar), pero por lo pronto nos veremos privados de la belleza y magnificencia y de todo el conocimiento que podemos obtener de un medio ambiente en equilibrio. Actualmente, podemos quizá considerar a las introducciones como la amenaza principal a la bio-diversidad global.

Es por esta razón que creo que las asociaciones especializadas de acuarismo deben hacer un mayor esfuerzo para educar a los jóvenes y/o nuevos aficionados acerca del gran peligro que se acarrea para las criaturas nativas con la introducción de exóticos. El valor de conservar en acuario de poblaciones de peces a largo plazo los hace ser mas apreciados, mucho mas en mi opinión que con los programas actuales de crialos-rápido y deshazte de ellos pronto, como lo he mencionado en editoriales anteriores.

Como acuaristas debemos de adoptar una posición significativamente mas responsable de la que tenemos ahora. Se lo debemos a la naturaleza!! No debemos voltear hacia otro lado en esto, debemos adoptar una nueva filosofía de dar por lo menos tanto como recibimos, y no perder ninguna oportunidad de mantener los valores de la conservación y el respeto por el medio ambiente. Un compromiso a largo plazo, el apoyo y la participación efectiva en programas de conservación y la difusión de este conocimiento deben ser parte de los estatutos de misión de cada asociación de acuarismo responsable. Esto último apoyado por acciones efectivas, con un significativo aumento de recursos destinados a este fin. Las asociaciones de acuarismo deben ser mas que una fuente de peces baratos y de esparcimiento social. Es en el interés de todos nosotros y de la naturaleza.

No nos queda mucho tiempo!

Nos vemos el próximo mes!

Referencias (1):

Cita:

Artigas Azas, Juan Miguel. (mayo 30, 2012). "El efecto de los exóticos". Cichlid Room Companion. Consultado en junio 24, 2019, desde: https://www.cichlidae.com/section.php?id=221&lang=es.