Cichlid Room Companion

Artículos

Introducción al Pelvicachromis taeniatus

Por , 1994. printer
Publicado
Kurt Zadnik, 2002

Traductor: Antón David Pérez Rodríguez (27-oct.-2001)

Clasificación: Detalles de la especie, África.

(Este artículo, publicado originalmente en el Cichlid News Magazine Jan-94 pp. 6-9, se reproduce aquí con el permiso del autor Kurt Zadnik y de Aquatics Promotions).
Pelvicachromis taeniatus 'Red Nigerian'
Una pareja en cría (macho abajo) de la forma "Roja Nigeriana" de Pelvicachromis taeniatus. Fotos por Kurt Zadnik.

Los acuaristas estamos familiarizados con los cíclidos enanos del oeste de áfrica pertenecientes al género Pelvicachromis (Thys van der Audenaerde, 1968), como consecuencia de la belleza y fecundidad del kribensis Pelvicachromis pulcher. A pesar de que el kribensis está apabulladoramente presente en la afición, otros miembros del género si cabe más hermosos son bastante solicitados tras alguna aparición esporádica en E.E.U.U. Entre ellos encontramos al Pelvicachromis taeniatus.

El Pelvicachromis taeniatus fue descrito por vez primera por el ictiólogo británico George Boulenger en 1911. Desde entonces varias otras especies del género (como P. klugei o P. kribensis) han resultado ser sinónimos de esta especie. En la naturaleza, P. taeniatus vive en arroyos de corriente lenta y poco profundos de aguas blancas o negras, en zonas de selva virgen con madera sumergida. En estos hábitats el pH varía entre 5.5-7.0 y la dureza se sitúa hacia los 12° GH o menos. Nativo del oeste de áfrica, el P. taeniatus se extiende desde el río Iquidi, un pequeño arroyo de la frontera entre Benin y Nigeria, hasta la cuenca del Ntem (Camerún), pasando por el delta del Níger. Dentro de este territorio, la variedad de razas o variedades de color es apreciable. En la naturaleza se han reconocido más de veinte al día de hoy, siendo éstas las más comunes en la afición:

  1. La forma "Nigeria", distribuida desde el río Iquidi por el este hasta el Delta del Níger, con dos variedades de color conocidas, la amarilla y la roja;
  2. La forma "Calabar", que vive en los canales alrededor de Calabar, Nigeria.;
  3. La forma "Moliwe", de un pequeño canal cerca del poblado de Moliwe, en el Camerún occidental;
  4. La forma "Nanje", de canales del oeste de Camerún;
  5. La forma "Kienke", que vive en el río Kienke y tributarios, con una pequeña población en los alrededores de Kribi (Camerún occidental). Loisielle y Castro (1980) sostienen que esta variedad de color es la originalmente descrita como P. Kribensis por Boulenger en 1911;
  6. La forma "Lobe", del río Lobe y afluentes, justo al suroeste de Kribi.

Cuando esporádicamente llegan ejemplares salvajes de la forma "Nigeria" lo suelen hacer mezclados con P. pulcher, de los que se distinguen fácilmente en los acuarios de los comercios. Si las otras formas perviven en el mercado es sólo gracias al tesón de los aficionados-exploradores alemanes, que acuden a sus hábitats nativos para capturarlos y traérselos consigo. Por el contrario, los acuaristas estadounidenses tienen un discreto éxito con este pez, y por consiguiente la mayoría de las variedades está disponible en E.E.U.U. sólo de forma periódica y a muy alto precio.

Macho Pelvicachromis taeniatus 'Yellow Nigerian' Hembra Pelvicachromis taeniatus 'Yellow Nigerian'

Izquierda: Un macho adulto de Pelvicachromis taeniatus de la forma "Nigeriano amarillo" y a la Derecha: una hembra Pelvicachromis taneniatus "Nigeriano amarillo" con crias. Fotos por Kurt Zadnik.

Macho Pelvicachromis taeniatus 'Calabar' Hembra Pelvicachromis taeniatus 'Calabar'

Izquierda: Un macho adulto de Pelvicachromis taeniatus dela forma "Calabar" y a la Derecha: Una hembra Pelvicachromis taneniatus "Calabar". Fotos por Kurt Zadnik.

Macho Pelvicachromis taeniatus 'Kienke' Hembra Pelvicachromis taeniatus 'Kienke'

Izquierda: Un macho adulto de Pelvicachromis taeniatus de la forma "Kienke" y a la Derecha: Una hembra Pelvicachromis taneniatus "Kienke". Foto por Kurt Zadnik.

Dado que la forma "Nigeria" es la más común, la mayoría de mis datos se basan en su apariencia y cuidados. Es un pez sorprendentemente atractivo. Los machos alcanzan una talla máxima de 9 cm (TL), quedándose las hembras en 5 cm. El color de fondo del macho es marrón claro con la mitad inferior del cuerpo desde la barbilla al pedúnculo caudal amarilla, amarilla anaranjada. Cada una de las escamas a lo largo de los flancos posee un borde marrón oscuro que le da al pez una apariencia reticulada. El macho muestra un punto turquesa tras el ojo y una marca roja en la parte superior de la órbita. Algunos machos excepcionalmente coloreados de la variedad roja tienen la barbilla y garganta de color cereza vivo. La experiencia muestra que no todos los "Nigeria" tienen el mismo aspecto; un macho bien coloreado puede producir cualquier pez, desde el más insulso al más excepcionalmente coloreado. Los rasgos que distinguen los distintos morfos de la especie los encontramos en las aletas impares. En "Nigeria" Encontramos una aleta dorsal casi transparente con puntos rojos y rematada por una línea roja y otra blanca. La forma "Calabar", que es la que más se parece a "Nigeria", posee un rojo especialmente intenso en la aleta dorsal. Las aletas anal y caudal son violeta pálido. La mitad inferior de la cola posee alternativamente líneas verticales de puntos azules y rojos, mientras que la mitad superior tiene una cierta cantidad de grandes ocelos negros bordeados de oro. El borde posterior de la cola tiene una línea interior blanca y una marginal negra. Las aletas ventrales son, de adelante a atrás, negras, azul iridiscente y rojo vino.

La apariencia de la hembra del P. taeniatus "Nigeria" es completamente diferente. En el diseño de las hembras destacan dos bandas de color marrón chocolate, una de las cuales va desde la nariz atravesando el centro del costado hasta la base de la cola, mientras que la otra se sitúa sobre la espalda, a lo largo de la aleta dorsal. La cabeza, aleta dorsal y cola son de color oro brillante; la parte superior de la caudal y la parte posterior de la dorsal muestran un cierto número de ocelos negros. La aleta dorsal tiene también una línea marginal blanca a lo largo de toda su longitud. Fuera de la época de cría, la parte baja del cuerpo de la hembra adquiere un brillante tono blanquecino con una marca turquesa en el centro de los costados. Sin embargo, cuando se reproduce, sus colores cambian marcadamente, y muestra una gran marca cereza en el vientre rodeada de un verde-azul metalizado. Realmente hay pocos peces tan bellos como una pareja de P. taeniatus "Nigeria" en plena cría.

A Pelvicachromis taeniatus se le mantiene mejor en parejas en acuarios de al menos 80 litros

P. taeniatus se mantiene adecuadamente formando una pareja monógama en un tanque de unos 80 l con algún pez escuela apropiado. Si usamos peces escuela pacíficos como los peces lápiz o los peces hacha, representarán una amenaza insignificante para las crías, dándole a los padres un blanco apropiado en el que descargar su agresividad. También funciona a veces usar una segunda hembra de P. taeniatus como blanco, pero podría causar problemas si la pareja criadora no mantiene una relación muy estable. Como con la mayoría de los cíclidos, siempre es una buena idea poner 6-8 juveniles juntos y dejarles escoger pareja a ellos mismos. Las parejas formadas de esta forma mantienen vínculos más fuertes y generalmente son mejores padres. Una adecuada cantidad de lugares de cría, como apilamientos de piedras, macetas de barro, madera flotante, cáscaras de coco y cañas huecas de bambú deben estar a disposición de la pareja. Mis peces prefieren macetas de barro invertidas con el agujero de drenaje lo suficientemente ampliado como para permitir el paso de los peces. El tanque debe estar rebosante de plantas, enraizadas y flotantes, para proporcionar escondites a la pareja y hacerles sentir a gusto. Cuanto más les guste a los peces su acuario tenderán a mostrarse más en las áreas libres del mismo, para placer del acuarista.

Como para la mayoría de los cíclidos fluviales, es imprescindible un agua limpia, con la concentración más baja posible de residuos orgánicos. Son muy adecuados los cambios semanales de un 20/25 % del agua, con sifonado del fondo incluido. Podemos usar filtros de fondo, pero todo irá mucho mejor con uno de bote externo. Pelvicachromis taeniatus puede ser mantenido y reproducido en tanques con agua de neutra a ligeramente ácida; estos peces gustan de la adición al agua de extractos comerciales de turba, y de la abundancia de madera, que libera sus taninos en el agua. La temperatura la podemos situar en torno a los 25-27° C.

Este pez acepta una gran variedad de alimentos, incluyendo hojuelas (escamas). Sin embargo, el aporte generoso de comida viva y congelada es indispensable para la cría. Artemia salina, gusano blanco, larvas de mosquito o daphnias son aceptadas con gusto. Los tubifex no son adecuados, pues suelen ser vectores de bacterias patógenas.

La reproducción del P. taeniatus es muy similar a la del P. pulcher, con una excepción. Mientras que el kribensis puede ser criado en un amplio rango de características del agua, el pez que nos ocupa necesita aguas blandas y ácidas. Un pH de 6.2-6.4 y una dureza de < 7° GH es lo ideal. Para mantener el agua en estos niveles es muy útil usar agua de ósmosis en los cambios de agua, tal vez agua destilada o de lluvia. Las especies de Pelvicachromis producen relaciones de sexo (Macho/hembra) extremas a niveles de pH extremos. Un pH de 6.2-6.4, produce una relación entre sexos de aproximadamente 50:50. Elevar algo la temperatura favorece la cría.

La cría tiene lugar tras un largo cortejo que inicia la hembra. Una vez que ha adquirido la coloración de cría, induce al macho curvando su cuerpo en forma de S y golpeándole en su trayectoria. El macho responde cambiando de color, irguiendo sus aletas y cruzándose en la trayectoria de la hembra. Esta secuencia, incluyendo movimientos de cabeza y cola, parece ser la que prepara a los padres para la cría. A continuación ambos trabajan excavando en su cueva. Esto es un símbolo claro de que se acerca la puesta. Seguidamente la hembra pone sus huevos en una pared o en el techo de la cavidad y el macho los fertiliza. Tras la puesta, el macho guarda la entrada de la cavidad, mientras la hembra cuida los huevos en su interior. En este momento la hembra sólo abandona los huevos para comer. éstos eclosionan en unas 72 h, y las larvas son depositadas en una cavidad excavada en el fondo del refugio. Durante por lo menos los primeros cinco días, antes de que los alevines puedan nadar por sí mismos, la hembra los mueve de una cavidad a otra dentro del territorio de la pareja. Cuando los alevines comienzan a nadar forman un banco compacto junto a los padres, que se mueve por el tanque como una "pelota viviente".

Mi segunda cría exitosa de P. taeniatus me proporcionó una experiencia muy interesante. Tras la puesta, cometí el error de introducir un nuevo pez lápiz al tanque (y sin cuarentena). Pasados tres días todos mis peces lápiz habían muerto de una infección bacteriana desconocida que también afectó a la pareja. Dos días después de la eclosión la hembra murió, y en seguida el macho pasó a ocuparse de las larvas. Dos días más tarde el macho pasó a ocupar su lugar en el "cielo de los cíclidos", quedándose las crías a su suerte. Para mi delicia, las crías salieron de la cueva unos días más tarde. Tras unas horas de indecisión, ellos mismos formaron una pelota que se paseaba sola por todo el tanque. ¿No es el instinto un fenómeno maravilloso?

Alimentando con frecuencia a los alevines con microlombrices y nauplios de artemia, crecen moderadamente rápido, madurando a los ocho-diez meses de vida. Como en la mayoría de los cíclidos, los padres primerizos no sabrán cuidar sus primeras puestas. Pero si los padres continúan largo tiempo sin sacar una puesta adelante, la culpa suele ser del acuarista. Los desechos metabólicos o las bacterias en gran cantidad matarán los huevos antes del nacimiento. Es por esto que la limpieza del tanque es un requisito indispensable. Si lo estamos haciendo todo bien, y los peces continúan sin criar, podemos intentar mudarlos a otro acuario. A veces un cambio de hábitat es justo lo que necesita una pareja para criar. A su vez, el cortejo puede alargarse mucho. Si vemos a los peces interesados uno por el otro pero sin criar aún, un cambio masivo del agua (80-90 %) producirá fácilmente la puesta en unos tres días. Los peces se sienten estimulados por el cambio de agua, pues simula la llegada de la época de lluvias en su hábitat nativo.

A medida que aumenta la cantidad de cíclidos fluviales africanos disponibles, aumenta también el número de aficionados a los cíclidos enanos. En este camino, una especie que debes mantener es el Pelvicachromis taeniatus. ¡Lo recomiendo de corazón!

Pelvicachromis taeniatus 'Nange'
Un macho de la forma "Nange" de Pelvicachromis taeniatus. Foto por Kurt Zadnik.

Referencias

  • Loiselle, P.V., and A.D. Castro. 1980; The status of Pelvicachromis kribensis (Boulenger 1911). Buntbarsche Bulletin 81:13-21.
  • Thys van den Audenaerde, D.F.E. 1968; A preliminary contribution to a systematic revision of the genus Pelmatochromis Hubrecht sensu lato. Rev. Zool. Bot afr. LXXVII(34):349-391.

Referencias (2):

  • Loiselle, Paul V & A.D. Castro. 1980. "The status of Pelvicachromis kribensis (Boulenger, 1911) (Pisces, Cichlidae)". Buntbarsche Bulletin. (n. 81), pp. 13-21 (crc06464)
  • Thys van den Audenaerde, Dirk F.E.. 1968. "A preliminary contribution to a systematic revision of the genus Pelmatochromis Hubrecht sensu lato (Pisces, Cichlidae)". Revue de Zoologie et Botanique Africaines. 77 (pts 3-4); pp. 349-391 (crc00307)

Cita

Zadnik, Kurt. (junio 30, 2001). "Introducción al Pelvicachromis taeniatus". Cichlid Room Companion. Consultado en enero 23, 2019, desde: https://www.cichlidae.com/article.php?id=155&lang=es.