Cichlid Room Companion

Artículos

Un Labridens de diferente color!

Por , 2001. printer
Publicado
Rusty Wessel,

Traductor: Antón David Pérez Rodríguez (26-dic.-2002)

Clasificación: Distribución y conservación, Centro y norte -américa.

Micas falls
Las cascadas de Micos en el Río El Salto River, cuanca del Pánuco. San Luis Potosí. Foto por Juan Miguel Artigas Azas.
(Este artículo fue originalmente publicado en el "Buntbarsche Bulletin" 202 pp. 31-35, la revista de la American Cichlid Association, por favor, consulte con el ACA home page para aquella información referente a la afiliación. Se reproduce aquí con el permiso del autor, Rusty Wessel).

El Dr. Robert Rush Miller, curador de los peces de agua dulce de la Universidad de Michigan, escribió en cierta ocasión que la cuenca del río Pánuco, en el Noreste de México, era un "punto caliente" de la evolución. De hecho, y como se esperaba, poco a poco va estando disponible un surtido de nuevas especies de peces desde esa región. El Pánuco y sus afluentes cubren un gran área en México. La cuenca se extiende justo desde el río Verde al este hasta desembocar en el Golfo de México en Tampico. Dentro de esta hermosa área, en el río El salto, Juan Miguel Artigas Azas descubrió una nueva variedad de color de Herichthys labridens.

Por suerte, en septiembre de 2000 Juan Miguel y yo pudimos recolectar esta variedad verde de H. labridens y criarla en cautividad.

Herichthys labridens
Herichthys labridens del Rio el Salto. Foto por Rusty Wessel.

Los labridens verdes fueron capturados en el río Salto, por encima de la cascada de Micos y cerca a la ciudad de El Naranjo. Siendo una barrera natural, los cascadas de Micos separan el río Salto del río Valles. Las aguas del río Salto fluyen hacia el sur por estos barrancos y forman el río Valles. Muchos peces arriba de la cascada (río Salto) son diferentes de los que hay abajo (río Valles). Un ejemplo es el labridens verde. La forma azul vive aguas abajo y la verde agua arriba de la cascada. ¿Son realmente distintas? Creo que sólo el tiempo lo dirá. El color es ciertamente distinto, y la forma verde no se cruza con la azul. El H. labridens del río Salto es definitivamente más verde que azul y parece tener el cuerpo más alargado. Sin embargo, el comportamiento de ambas variedades es parejo.

Rusty Wessel
Rusty Wessel colectando peces en la laguna del Chairel, cuenca del Río Pánuco, México. Foto por Juan Miguel Artigas Azas.

Además del H. labridens verde hay también un nuevo tipo de Herichthys viviendo aguas arriba de la cascada. Este animal parece pertenecer a una especie completamente nueva, y habría que trabajar más con él.

Capturamos unos 15 ejemplares del labridens verde. Estos 15 medían entre 5 y 8 cm y los metimos en un acuario de 140 l. Los medicamos con CloutTM durante cinco días (suelo hacer esto con todos los peces silvestres antes de traerlos a casa) para eliminar la posibilidad de que estuvieran enfermos. En el acuario pusimos un filtro de esponja y muchas construcciones con piedras y, tras unas semanas, los peces estaban perfectamente bien adaptados a su nuevo ambiente. Mantengo todos mis acuarios a una temperatura de 27° C y un pH neutro. Hago semanalmente cambios del 25 al 50% del agua para mantenerla en buenas condiciones. Tras un mes o algo así en cautividad, una pareja comenzó el ritual de cortejo. Sorprendentemente los peces eran bastante pequeños, de unos 8 cm. Los adultos llegan a medir por lo menos 20 cm.

Tanto el macho como la hembra tomaron un color negro azabache en el cuerpo y la garganta algunas semanas antes de desovar. Esta coloración negra es muy llamativa y está presente durante todo el proceso reproductor. Los padres establecen un territorio y lo defienden.

Al fin, tras tres semanas, la pareja puso unos 250 huevos en un lado de una roca de su territorio de cría. Tanto las sacudidas de cabeza como de aletas son habituales durante el tiempo en que cuidan de las crías.

Herichthys labridens del Rio El Salto
Una pareja de Herichthys labridens cuidando sus alevines en el Rio El Salto, San Luis Potosí, México. Las hembras usan su pecho para provocar una nuve de detritos de la cual las crías escojen su alimento. Foto por Juan Miguel Artigas Azas.

Los labridens verdes cuidaron de lo huevos diligentemente durante varios días, manteniendo a los otros ocupantes del acuario a una buena distancia del nido, como es habitual en los cíclidos. Los huevos eclosionaron en tres días y los alevines nadaban en otros cinco. Una vez que ya nadaban atacaban con entusiasmo los nauplios de artemia. Ambos adultos vigilaban constantemente el nido hasta que se les retiraron las crías con un sifón para pasarlas a un acuario de crecimiento, unas tres semanas desde que nadaban libremente. El día antes de separar a las crías la pareja había vuelto a adquirir la coloración verde habitual. Los alevines aceptan fácilmente cualquier tipo de comida preparada. En la naturaleza esta especie se alimenta de todo de moluscos y crustáceos, por lo que es muy recomendable proporcionarles caracoles de vez en cuando.

El H. labridens verde es ciertamente una gran adición a cualquier colección de cíclidos centroamericanos. Sea una nueva especie o sólo una variedad geográfica, es bienvenido en la afición. Te sugiero que te animes a tenerlo.

Afortunadamente, en Septiembre del 2000 Juan Miguel y yo colectamos esta forma "verde" de H. labridens y hemos logrado reproducirla en cautiverio.

Herichthys labridens
Macho de Herichthys labridens del Río el Salto. Foto por Rusty Wessel.

Cita

Wessel, Rusty. (mayo 15, 2001). "Un Labridens de diferente color!". Cichlid Room Companion. Consultado en enero 24, 2019, desde: https://www.cichlidae.com/article.php?id=153&lang=es.